¿Tengo que hacer la declaración de la renta en 2019?.

De cara a la próxima campaña de la declaración de la renta, que se iniciará, según el calendario del contribuyente, el 2 de abril, vamos a dar respuesta a una pregunta que seguramente nos estaremos ya haciendo muchos contribuyentes: ¿tengo que hacer la declaración de la renta en 2019?. Con carácter general y en cuanto a los ingresos por rendimientos del trabajo, el importe mínimo a partir del cual tendremos que hacer la declaración 2018 está fijado en 22.000 euros brutos anuales procedentes de un solo pagador.

Es decir, si durante el año 2018 hemos trabajado en una única empresa y hemos percibido menos de 22.000 euros brutos anuales, no vamos a tener que presentar el IRPF. Ahora bien, este importe se rebaja en caso de que hayamos tenido dos o más pagadores, siempre y cuando del segundo y sucesivos hayamos percibido al menos 1.500 euros. En este caso el límite baja a 12.643 euros. Por tanto, si te quedaste en paro, por ejemplo y cobraste más de 1.500 euros, tu límite bajará a 12.643. Lo mismo si cambiaste de empresa. Sólo en el caso de contribuyentes fallecidos antes del 5 de julio de 2018 el límite queda en 12.000 euros.

Se consideran rendimientos del trabajo de cara a calcular el mínimo para hacer la renta, las pensiones de jubilación, las compensatorias entre cónyuges procedentes de una separación o divorcio, algunas becas, gastos de representación y prestaciones por desempleo y ayudas del SEPE, entre otras. Están exentas las becas, por ejemplo, las indemnizaciones fijadas legal o judicialmente que hayamos percibido por daños personales, indemnizaciones por despidos en la cuantía legal establecida como obligatoria, las anualidades por alimentos fijadas por el juez y la prestación por desempleo si se percibe en la modalidad de pago único, entre otras.

Mención aparte merece el supuesto de las prestaciones por maternidad o paternidad, puesto que hasta que el Tribunal Supremo no se pronunció, en octubre de 2018, estaban obligadas a tributar. A partir de esa fecha se las ha declarado exentas. En caso de que hayas percibido la prestación en 2018, en la declaración de la renta se habilitará una casilla para que la marques y te devuelvan lo indebidamente retenido, además de no tener que declararla este año como ingreso. Para solicitar la devolución de prestaciones cobradas te remitimos al post que escribimos en su momento.

Cuando se abra la campaña de la renta, recuerda marcar esta casilla, y si eres de los contribuyentes que solicitas cita previa para la declaración de la renta, bien para que te llamen, bien para acudir a las oficinas de la Agencia Tributaria, es importante que no se te olvide comentarlo.

No obstante, si por ingresos del trabajo no tenemos obligación de hacer la declaración de la renta, pero hemos obtenido rendimientos del capital mobiliario (intereses de cuentas corrientes, por ejemplo) por importe superior a 1.600 euros, tendremos que hacer la declaración de la renta igualmente siempre y cuando estén sometidos a retención.

Y si tengo un piso alquilado, ¿tengo que hacer la declaración de la renta en 2019?. Dependerá de los ingresos que hayas obtenido por su alquiler: si son superiores a 1.000 euros anuales, estás obligado a presentar el IRPF aunque no llegues al mínimo ni por trabajo ni por rendimientos del capital mobiliario.

Como siempre, y a partir del 2 de abril, nuestro consejo es que entréis en Rentaweb y aunque no lleguéis al mínimo, reviséis la propuesta de declaración (lo que antiguamente se llamaba borrador de la declaración de la renta) y confirmarla si os es favorable. Entrar y revisar no os obliga en ningún caso a realizar el IRPF. Todavía hay contribuyentes que tienen miedo a entrar por si “Hacienda les ficha”. Si por ley no tenéis obligación de declarar, no hay que tener ningún reparo.